Riesgos tras el uso de Andadores


Riesgos tras el uso de Andadores

En los últimos años escuchar la frase "que el nene no use andador", se ha vuelto muy común de escuchar. Pero ¿por que "el nene no debe usar andador"?, ¿existen riesgos realmente o es todo un mito?

La Evidencia

Un artículo publicado por la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), sostiene que el andador distorsiona el esquema corporal del niño; impide un adecuado desarrollo del equilibrio; fomenta actitudes viciosas (como caminar en punta de pié) y evita el gateo, proceso a través del cual el niño tonifica la musculatura que más adelante le permitirá mantener la columna recta; así como también impide que el niño tenga una visión de sus miembros inferiores en movimiento y altera la exploración del entorno.


Riesgos y Lesiones


Las lesiones de gravedad asociadas al uso de andadores, son aquella producto de caídas por escaleras. Otro tipo de peligros que supone el uso del andador  son los que vienen a consecuencia de vuelcos; asi como también la posibilidad de acceso que tienen los niños a las puertas de los hornos; objetos calientes o tóxicos. Como consecuencia de estos riesgos, los niños pueden sufrir traumatismos craneoencefálicos, quemaduras, fracturas varias e intoxicaciones.


El Gateo

El gateo es un factor protector para no desarrollar retraso en el inicio de la marcha. La capacidad para gatear ejerce una influencia muy importante en la vida de los bebés, les da una nueva visión del mundo, se vuelven más sensibles para ver donde están los objetos y que tan grandes son entre sí. Esto de trasladarse por sus propios medios, también les ayuda a aprender como juzgar distancias y a percibir la profundidad en el espacio. Si bien no todos los niños gatean, aquellos que lo hacen desarrollan ajustes posturales en los cuatro miembros.
Los primeros movimientos que practica el niño cuando se apoya en sus cuatro miembros, son pequeños balanceos hacia atrás y adelante.


El Andador

El andador es un dispositivo que ya en el siglo XVI, recomendaban para ejercitar a los niños en el aprendizaje para caminar.

Lo cierto es que desde hace varios años, los padres colocan a los niños en el andador para mantenerlos ocupados; porque creen que están seguros ahí dentro; porque jugando y "caminando" con el andador, los niños se cansan más fácil y después se duermen más rápido; porque piensan que ese dispositivo va a ayudar a que sus hijos caminen de manera más rápida o simplemente para poder hacer tareas de la casa, mientras sus niños se entretienen andando.


Otra opción

Como alternativa al uso de andadores la Sociedad Argentina de Pediatría habla de utilizar los centros de actividad fijos. Estos dispositivos son similares a los andadores, pero poseen la ventaja  del no desplazamiento, por lo tanto son más seguros. De todas formas esto no garantiza, que el desarrollo motor del niño atraviese las etapas de gatear, trepar, explorar sus habilidades y pararse con apoyo.

Debemos trabajar para erradicar su uso y de esta manera actuar a favor de un cuidadoso y sano crecimiento del niño.




  Autor/es: Kinesiólogo Juan Pablo Roncaglia - MP 5665

  Filiación: Hospital Dr. Noel H. Sbarra

  Palabras claves: kinesiologia. bebe, andador