Síndrome de muerte súbita del lactante


Síndrome de muerte súbita del lactante

El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) es el fallecimiento de un niño menor de 1 año que se produce de forma inexplicable luego de evaluar los siguientes pasos:

  • Autopsia.
  • Examen de la escena de la muerte.
  • Revisión de la historia clínica del niño.
  • Determinación de tóxicos.
Su frecuencia es mayor entre los bebés de 2 y los de 4 meses de edad.

Su causa no se conoce, pero existen diferentes factores de riesgo para su producción:
  • Factores sociales: bajo nivel socioeconómico, bajo nivel de educación y hacinamiento (cuando varias personas duermen en una misma habitación).
  • Factores maternos: madres adolescentes (primer embarazo antes de los 20 años), falta de controles durante la gestación, corto periodo de tiempo entre los embarazos y antecedentes de muerte intrauterina o posnatal.
  • Factores perinatales: peso al nacer menor a 2.500 gr., edad gestacional menor a 38 semanas, retraso del crecimiento intraútero, partos múltiples o ingreso a terapia intensiva neonatal.
  • Factores neonatales: posición prona (boca abajo) al dormir.
Pilares de la prevención del síndrome de muerte súbita del lactante


Posición de los bebés para dormir:
  • Posición boca arriba: los bebés deben dormir en posición supina.
Debido a que la posición para dormir parece aprenderse desde los primeros días de vida y que la experiencia muestra que las madres, habitualmente, ubican a sus bebés para dormir en la misma posición que utilizaron en el hospital, se aconseja que el personal hospitalario recomiende la posición del bebé boca arriba.
  • Posición de costado: se ha demostrado que la posición de costado de los bebés para dormir es 5 veces más segura que la posición boca abajo, pero asimismo sigue siendo menos segura que la posición boca arriba.

Cuna:


La cuna del bebé debe estar libre de almohadas, almohadones, ropa enrollada, muñecas y otros juguetes, para evitar que la cara del bebé quede cubierta durante el sueño. El colchón debe ser firme y cubierto exclusivamente por una sábana fina y el bebé debe quedar con sus brazos por fuera de la ropa de cama.


Cambio de la posición de la cabeza:


Con el objeto de que el bebé ejercite los músculos de la nuca y pueda ir sosteniendo cada día mejor su cabecita, se sugiere ponerlo boca abajo mientras esté despierto y siempre que un adulto lo pueda observar para evitar que se duerma en esa posición.


Colecho:


El colecho (cuando padres e hijos comparten la cama) expone al lactante a un mayor riesgo de muerte súbita e inesperada. Este riesgo es especialmente alto cuando uno o ambos padres fuman, muchas personas comparten la cama, uno o ambos padres ha consumido alcohol o están muy cansados y el lactante tiene menos de 11 semanas de vida.

El riesgo de sofocación aumenta 20 veces cuando el lactante es acostado a dormir en una cama de adultos.

Como alternativa al colecho los padres podrían considerar ubicar la cuna o moisés cerca de su cama para facilitar el amamantamiento y el contacto con ellos. Los bebés que duermen en una habitación separada de sus padres tienen más riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.


Cigarrillo:


El cigarrillo durante el embarazo se asocia a la disminución del crecimiento fetal y al aumento de las muertes perinatales. Existen evidencias científicas de que el cigarrillo durante el embarazo triplica el riesgo de muerte súbita.


Lactancia materna:


Varios estudios han demostrado que la lactancia tiene un efecto protector sobre el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

Los mecanismos por los cuales la lactancia materna podría ser un factor protector para el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante son:
  • Aumenta los despertares.
  • Previene infecciones.
  • Aumenta el diámetro de la faringe.
  • Aumentaría la capacidad para girar la cabeza en posición boca abajo.
El amamantamiento es considerado el modo óptimo de nutrición de los lactantes.


Chupete:

Varios estudios demuestran una menor incidencia de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante entre los niños que usan chupetes. Sin embargo no está probado que el uso de chupete lo prevenga.

Por otro lado, sus desventajas son posibles problemas en los dientes, mayor riesgo de otitis media aguda y menor duración de la lactancia materna.

Se debe considerar el uso del chupete en el momento de dormir para los lactantes durante el primer año de vida. Los lactantes amamantados no deberían empezar a usarlo antes del mes de vida, para asegurar el afianzamiento de la lactancia materna.

Si un lactante rechaza el chupete, no se lo debe forzar a usarlo. Tampoco es necesario volver a colocarlo si se le sale una vez que el lactante está dormido.


Consejos para un sueño seguro


Acostar el bebé boca arriba

El bebé debe colocarse de espaldas boca arriba para dormir en la noche y a la hora de la siesta. Su cabeza, brazos y manos deben quedar por fuera de las sábanas.


Uso del chupete

Ofrecer chupete al niño después del primer mes de vida podría ayudar a disminuir el riesgo de muerte súbita.


Seguridad en la cuna

El lugar más seguro para que duerma un niño es su cuna, sobre un colchón firme. Hay que mantener fuera de la cuna almohadas, acolchados, peluches y otros objetos blandos.


Amamantar al bebé cada vez que lo pida

La lactancia materna es un factor clave en la protección de la salud del bebé.


Estilo de vida saludable

No fumar ni beber durante el embarazo. Lo mejor es evitar que alguien fume cerca del bebé, ya que el humo del tabaco aumenta el riesgo de muerte súbita.


El Síndrome de Muerte Súbita del Lactante es un enigma médico, en nuestras manos está hacer lo que se considera preventivo al día de hoy…


  Autor/es: Pablo Costela, Magalí Spezia, Antonela Córdoba, Valeria Sierra, Laura Malbarez, Cecilia Luna

  Filiación: Hospital

  Palabras claves: muerte súbita, síndrome, factores sociales, factores maternos, factores perinatales, factores neon